Directrices para la lucha justa en las relaciones

Órgano de Apelación de la Organización Mundial del Comercio, OMC), la estrecha colaboración y las relaciones estratégicas con los EE. UU. siguen siendo una prioridad para la Unión y son clave para la seguridad y la prosperidad de ambos socios. En cuanto a la seguridad, el presidente Trump se ha centrado en gran medida en el La lucha contra el cambio climático es uno de los principales retos a los que se enfrenta el planeta. Para minimizar su impacto negativo, el objetivo es alcanzar una economía climáticamente neutra en el año 2050. La transición hacia ese modelo implicará cambios estructurales con un fuerte impacto sobre determinadas regiones, áreas y colectivos. Para no dejar a nadie atrás, dicha ... empresas a respetarlas en la medida de lo posible, aunque puedan no tener la misma capacidad que las grandes. Una actualización regular Las Líneas Directrices fueron adoptadas por primera vez en 1976 y han sido actualizadas en cinco ocasiones, la última en 2011, para que permanezcan en la primera línea del programa de acción procedimiento normal para la determinación de la condición de refugiado. 4.2 Se debería asignar un representante legal a un niño en el momento de su arribo. Las solicitudes de los niños no acompañados deberían ser analizadas de manera justa y apropiada para su edad. 5. IDENTIFICACIÓN Y ACCIONES INICIALES Identificación 26000 (tabla 2), sin tener en cuenta la presentación de directrices para la certifi- cación. En enero de 2005 la ISO estableció un grupo de trabajo con el objeto de d e- La tendencia en las relaciones empresas-sindicatos, es hacia la colaboración y el apoyo mutuo. Las condiciones de “guerra fría” o de conflicto abierto se han hecho menos prevalecientes a medida que el racionalismo y la negociación de toma y daca han venido reemplazando al emocionalismo y a las presiones económicas abiertas como la base para lograr acuerdos en las negociaciones. Directrices para la eliminación del sexismo, el acoso y la violencia contra las mujeres en los parlamentos ... Segunda etapa – Consagrar las normas en una política 33 I. Determinar la naturaleza de la política 33 II. Elementos esenciales de la política 35 a) Objetivos 35 En la Conferencia mundial de 2018, más de 200 representantes de 70 sindicatos de 50 países expresaron su decisión conjunta de exigir una Transición Justa para proteger los derechos y estándares de vida de los trabajadores al tiempo que la industria energética experimenta grandes cambios no solo como resultado de las emisiones objetivo ... Oxfam informa sobre el uso que hace de las Directrices voluntarias. La labor de Oxfam en relación con los derechos sobre la tierra y la gobernanza de la tierra se inspira cada vez más en las Directrices voluntarias, a las que considera un instrumento clave para impulsar la mejora de las políticas y prácticas relativas a la tierra. 1976, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) Las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales son recomendaciones dirigidas por los gobiernos a las empresas multinacionales. Enuncian principios y normas voluntarias para una conducta empresarial responsable en terrenos como publicación de informaciones, empleo y relaciones laborales, medio ...

Podemos, desde Podemos www.pensamientocritico.org

2014.12.26 11:23 koldoeskarpe Podemos, desde Podemos www.pensamientocritico.org

Podemos, desde Podemos Luis Alejos
"Cambiar la vida. Transformar la sociedad." 
Paris, Mayo del 68
Como todo fenómeno novedoso e innovador, Podemos conlleva paradojas. Algunas aparecen en hemerotecas y mediatecas, otras requieren análisis de proximidad. Lo vamos a abordar desde un círculo de Podemos, asumiendo el riesgo de equivocarnos, dando validez general a experiencias concretas. Se trata de una mirada crítica, basada en la convicción de que la autocomplacencia conduce al fracaso. En cualquier caso, Podemos seguirá dando sorpresas, continuará incidiendo en la agenda política, sin contar todavía con presencia en instituciones estatales. No teniendo cuentas pendientes con el pasado, basta que gestione con acierto su logro inicial: afrontar el reto de entrar en política de la forma más audaz, en el momento más inoportuno para el bipartidismo. Militancia de nuevo tipo Para quien ha militado en un partido político durante el franquismo o la transición, lo primero que sorprende en Podemos es el método de adhesión. En aquellos tiempos, la captación de simpatizantes era tarea ardua, con escasos resultados. En los orígenes de Podemos, la incorporación de gente procedente del 15-M fue espontánea, sin requerir campaña de captación, convirtiéndose en avalancha, en aluvión, tras las elecciones europeas. El proceso ha sido en cierto modo similar a lo ocurrido antes y después de las elecciones generales del 77 en los partidos que iban a protagonizar la transición. Enunciado el paralelismo, mejor no aventurar hipótesis mirando al pasado para predecir el futuro. Dado que en sus orígenes el ideario de Podemos seguía el modelo del 15-M, es preciso recordar que en dicho movimiento las decisiones se tomaban por consenso, siendo las portavocías plurales y rotatorias. No es ese el rumbo que lleva Podemos a partir de la elección de su secretario general y del consejo ciudadano estatal. La forma de elección apunta al distanciamiento respecto al 15-M, evidencia la adhesión al líder que se profesa en la generalidad de los partidos. Aquí enlazamos con otros dos aspectos esenciales: el registro digital y la repercusión interna de la imagen mediática de sus dirigentes. Inscribirse en Podemos es tan fácil como darse de alta en una red social. Para participar en la toma de decisiones no se requiere acudir a los debates de los círculos; se puede votar sin conocer los documentos sometidos a discusión. El resultado está cantado de antemano: gana quien aparece más veces en las pantallas de TV y tiene más seguidores en los clubes de fans de las redes sociales. Iglesias accede a la secretaría general con un apoyo del 96.87%, el segundo clasificado se queda en el 1.01%. Metamorfosis orgánica El detonante constitutivo de Podemos fue una consigna que tiene connotaciones nostálgicas: “Todo el poder a los círculos”, acompañada de otra equivalente: “Soberanía de los círculos”. Se abogaba por un entramado de círculos territoriales y sectoriales, conectados de forma tangencial mediante coordinadoras sin poder de decisión, resultando una estructura orgánica de pirámide invertida, cuyo punto de equilibrio lo formaría un equipo de portavoces que ejercería una mera labor de gestión semejante al “mandar obedeciendo” del sub Marcos. El proceso constituyente de Podemos está configurando una estructura orgánica equivalente a la de cualquier partido político. En la cúpula está el secretario general; no habrá portavocía plural, rotatoria y colegiada. Los círculos actúan en compartimentos estancos, sin apenas intercambio de información entre ellos, pese a la existencia de coordinadoras. Los debates se eternizan en busca de consenso, hasta que llegan directrices de Madrid, con frecuencia a través de medios de comunicación. Se están constituyendo los consejos ciudadanos, tendrán carácter electo y representativo, siendo inevitable que generen hábitos burocráticos. A diferencia de los partidos que se dicen de izquierda, Podemos no ha regulado el funcionamiento de corrientes de opinión. Tal excepcionalidad se basa en cálculos difíciles de asumir. Negar tal posibilidad empuja a los grupos organizados, sean plataformas políticas o movimientos sociales, a actuar poco menos que en condiciones de clandestinidad. Descartados métodos expeditivos de “caza de brujas” con resultados abominables, en Podemos hay y habrá grupos organizados. El sistema de elección de cargos internos se diseñó para conseguir mayorías fuertes, apartando a las minorías de los órganos de gestión. Si Podemos reconociese e integrase en sus estructuras organizativas a las minorías, su núcleo dirigente sería plural, no monolítico. El núcleo dirigente de Podemos constituye un bastión inexpugnable, a nivel estatal no hay posibilidad de tocar poder desde una minoría. La “lucha de líneas” entre la corriente oficialista y las tendencias organizadas se va a dirimir en los escalones intermedios de la estructura organizativa. Se da ya entre las candidaturas que aspiran a formar parte de los consejos ciudadanos de ámbito municipal. Venimos hablando de correlación de fuerzas entre corrientes internas; al pasar al espacio público, el de la política profesional, es previsible que entren en liza arribistas, oportunistas y otras especies de buscavidas. Puede ser la etapa del “Podemos, versus pillemos”, que justifica la decisión de salvaguardar la imagen de Podemos no presentándose con listas propias a las elecciones municipales. La red de círculos de Podemos, más que una tela de araña recuerda el modelo radial de la red de carreteras españolas. Tanto la toma de decisiones como el intercambio de información se ramifican y confluyen en Madrid. Las normas que regulan la creación y funcionamiento de los consejos territoriales son minuciosas y estrictas, apenas dejan margen para poder adaptarse a la realidad y a los cambios. La constitución de los consejos regionales o nacionales debería marcar la pauta para transformar las actuales relaciones de dependencia en fraternales, estableciendo en el plano interno el derecho a decidir que Podemos reconoce y ampara en el orden político. Programa, programa, programa El equipo que encabeza Pablo Iglesias y dirige Podemos, va adaptando la línea programática a las exigencias del momento. En el periodo inicial de acumulación de fuerzas, sin perspectivas de llegar a gobernar, se asumió la “lluvia de ideas” que engloba las aspiraciones del 15-M. El programa electoral de la campaña europea era un compendio de reivindicaciones promovidas desde los círculos. El documento “Un proyecto económico para la gente”, recientemente publicado, muestra que al acercarse las elecciones generales se afianza el posibilismo. Heriberto Cairo, decano de la Facultad de Políticas y Sociología de la Complutense, lo explica en estos términos: “Son pragmáticos. Si tienen que cambiar el discurso para alcanzar sus metas lo cambiarán. Lo cual es bueno.” Salvo para quienes compiten electoralmente con Podemos, resulta atractivo el programa económico elaborado por Navarro y Torres. Pero se trata de eso, un programa electoral, donde no caben medidas contrarias a los intereses de sectores amplios de la población, aunque sean justas. La situación de emergencia que afecta al país requeriría aplicar una consigna coreada en las movilizaciones en demanda de empleo, expuesta por el economista Serge Latouche en estos términos: “Hay que trabajar menos horas para que trabajemos todos, pero, sobre todo, trabajar menos para vivir mejor.” Candidaturas abiertas, sin bloquear. Depende Abrir las listas electorales a la participación de toda la ciudadanía, incluso en la fase de elaboración, yendo más allá de la mera ratificación en las urnas de una candidatura cerrada y bloqueada, aplicar el método cremallera (mujer, hombre, mujer, hombre, o viceversa) para asegurar la proporcionalidad de las listas, son iniciativas exclusivas de Podemos que han supuesto un notable avance en la democratización de los procesos electorales. Sin ser todavía una exigencia legal, esa práctica está incidiendo en los métodos de elaboración de candidaturas de otras formaciones políticas. Sin embargo, el equipo de trabajo que planificó el proceso constituyente denominado “Asamblea Ciudadana. Sí se puede”, fue elegido en lista cerrada y bloqueada, en vez de utilizar, como en los comicios europeos, una lista única, abierta. El consejo ciudadano estatal se vota mediante listas cerradas confrontadas que, sin estar bloqueadas, tienen en la práctica efecto candado. La utilización de modelos de listas diferentes, en función de que se trate de cargos internos o públicos, podría tener sentido si los puestos orgánicos se adjudicasen en votaciones presenciales y los institucionales mediante técnicas telemáticas. No es el caso; en Podemos se vota todo con el mando a distancia. El espejismo de la democracia virtual Podemos alcanza la excelencia en la utilización con fines políticos de herramientas telemáticas; constituye otra gran aportación, junto al empoderamiento de la ciudadanía en todas las fases de las consultas electorales. Funciona de forma magistral la democracia virtual, sin ser necesariamente compatible con la real. Trasladar ese método al plano interno, conforme se hace en las votaciones del proceso constituyente, plantea serias dudas. La democracia directa practicada en los debates de los círculos se transforma en plebiscitaria al tomar decisiones mediante consultas electrónicas abiertas a quienes desconocen los términos de cualquier discusión orgánica. El espacio de deliberación a distancia de “Plaza Podemos” no es equivalente ni puede reemplazar al debate de las reuniones presenciales de los círculos. Una de las razones: tal acumulación de información, opiniones, controversias, provoca desinformación. Además, no cabe ignorar la existencia de una brecha digital que no da opción a participar (votar) en las consultas promovidas por Podemos al 30% de la población, con el consiguiente sesgo en los resultados de las votaciones. La reciente distribución en zonas rurales de una publicación impresa, confirma esa realidad. La cuestión del poder Cuando todavía no era europarlamentario, Pablo Iglesias tuvo que reconsiderar algunas decisiones, siendo la más sonora el intento de designar a Jorge Verstrynge asesor personal. En la actualidad no cabe imaginar que los círculos puedan ganar ningún pulso al secretario general. El voto telemático de 95.311 personas le concede atribuciones equivalentes a las de cualquier secretario general plenipotenciario. La convicción de que el escrutinio ha sido correcto no borra la sensación de alarma, incluso pensando que tal grado de unanimidad falsea la realidad interna de Podemos. Queremos creer que Podemos sigue siendo un movimiento social y político plural, donde caben diversas corrientes de opinión, aunque algunos datos lo desmientan. En los círculos todavía se promueve el consenso, pese a que a nivel estructural se imponga el funcionamiento por mayorías, plasmado en la expresión de Iglesias “echarse a un lado” dirigida a las propuestas perdedoras. Las discrepancias que se manifiestan en Podemos se ciñen al plano organizativo, siendo casi inexistentes en cuanto a principios éticos y escasas a nivel político. De modo que no es una cuestión ética o ideológica, sino de poder. Sin embargo, nadie cuestiona el liderazgo de Iglesias; hasta el europarlamentario Pablo Echenique declara su adhesión al líder. Ese resultado tan abultado, conviene recordarlo, guarda relación con unos criterios de votación que imposibilitaban siquiera el reconocimiento de una oposición leal y responsable. Antes o después, será preciso establecer sistemas de representación y gestión más integradores. Convendría que también esa tarea se abordase en los procesos de constitución de consejos ciudadanos nacionales, regionales, insulares o autonómicos, conforme se determine en cada territorio. Vocación de gobierno “Ejercer el poder corrompe, someterse al poder degrada”, decía Bakunin. En este caso, el riesgo no está en la ambición económica, ni en el sometimiento voluntario, sino en el reto del poder por el poder mismo. Cuando Pablo Iglesias declara que “Podemos ha nacido con vocación de gobierno” y que quiere “ocupar la centralidad del tablero”, quienes aspiramos a la regeneración política, a dignificar la res pública, sentimos cierta inquietud. La obsesión por llegar al gobierno, sin voluntad de aunar fuerzas, puede acabar en una gran decepción. Los gobiernos no gobiernan; son meros gestores de intereses obscenos. Lo sabemos porque Pablo Iglesias lo ha proclamado desde la cátedra de los medios de comunicación de masas. La apuesta de Iglesias y su equipo es arriesgada: si no llega al gobierno defrauda a seguidores inscritos en Podemos con la convicción de ser hinchas del equipo ganador. Si consigue ocupar “el centro del tablero”, pero fracasa al intentar aplicar su programa, son tales las expectativas creadas, que el conjunto del país sufrirá el impacto, con una más que probable regresión a la situación anterior. José Luis Rodríguez Zapatero tuvo ocasión de dimitir, pasando a la historia como un héroe, en vez de convertirse en villano acatando la exigencia de modificar el artículo 135 de la Constitución para priorizar el pago de la deuda. Si Pablo Iglesias llega a La Moncloa no tendrá esa oportunidad, dado que fue él quien nos hizo perder la inocencia, proclamando que los gobiernos cumplen los designios de la Troika y del Ibex 35. Concluyendo Tanto a la juventud indignada del 15-M, como a los rebeldes sin causa del Mayo-68, nos suena bien la música de Podemos. Sin embargo, las experiencias adquiridas con perspectiva generacional, conllevan visiones distintas que se distancian: quienes antaño proclamamos con Tomás Moro una república comunitaria en la isla Utopía, acabamos como Sancho Panza, abandonando la ínsula Barataria con las alforjas cargadas de escepticismo. En Podemos comienza a darse el inevitable conflicto entre democracia participativa y oligarquía, libertad de expresión y disciplina, acción directa y burocracia. No sabemos si logrará mantener parte de las señas de identidad originarias. En cuanto a objetivos, conseguir una “democracia real ya” parece una meta suficientemente ambiciosa. Aspiramos a que al concluir el proceso constituyente, Podemos conserve del 15-M algo más que la imagen de una ovación moviendo las manos con los brazos en alto. Queremos que falle la profecía de Alberto Garzón: “Podemos no es una organización política, es una exitosa maquinaria electoral”. Deseamos que tampoco acierte aquella frase de Mayo del 68: "No es una revolución, majestad, es una mutación".
Luis Alejos, licenciado en sociología por las facultades de ciencias sociales de las universidades de Deusto y de Estrasburgo, es miembro de Podemos Bilbao.
http://www.pensamientocritico.org/Luiale1214.htm 12.14
submitted by koldoeskarpe to podemos [link] [comments]


Continuando la Lucha por la Autonomía Educativa Políticas y directrices de YouTube - Cómo funciona YouTube Ben 10  Lucha justa  Cartoon Network

Líneas Directrices de la OCDE para Empresas ...

  1. Continuando la Lucha por la Autonomía Educativa
  2. Políticas y directrices de YouTube - Cómo funciona YouTube
  3. Ben 10 Lucha justa Cartoon Network
  4. Causa Justa - YouTube
  5. Políticas de monetización de YouTube - Cómo funciona YouTube
  6. #VlogGaricano: ¿Cómo podemos hacer para que la lucha contra el cambio climático sea más justa?
  7. Información falsa en YouTube - Cómo funciona YouTube

Cuatrobrazos lucha contra Kyle de Hierro, el campeón de lucha libre, cuyo nombre no tiene nada que ver con sus sospechosos brazos invencibles. Suscríbete al canal de YouTube de Cartoon Network ... Nuestras directrices para luchar contra las prácticas engañosas definen políticas estrictas que se aplican a los usuarios que se hacen pasar por otras personas o incurren en otro tipo de ... Una de las principales apuestas políticas para salvaguardar la permanencia y la pervivencia, la autodeterminación de los Pueblos Originarios, para cultivar los principios de Unidad, Tierra ... Un requisito clave del Programa para Partners de YouTube es cumplir las políticas de monetización, que incluyen las Normas de la Comunidad y los Términos del Servicio, entre otras directrices. Telesur presente en Warisata. Causa Justa registró historias como las de Basilio Quispe. En su canto se escucha la esencia del pueblo Warisata. Estudió en la primera escuela indigenal de Bolivia ... Luchar contra la información falsa ¿Cómo lucha YouTube contra la ... imparcial y justa durante las ... el uso de anuncios deben seguir las Directrices de Contenido Adecuado para Anunciantes ... 🌍 ¿Cómo podemos hacer para que la lucha contra el cambio climático sea más justa? 🎥 Hoy en mi nueva entrega del #VlogDeGaricano os hablo de una transición ecológica justa para Europa y ...